Cómo cruzar las fronteras de Asia – Visados y equipamiento

Episodio 2:

Imagina que tienes 3 semanas de vacaciones. 22 días por las 24 horas que tiene cada uno de ellos, resultan un total de 528 horas para explorar (sin incluir las horas de sueño). El plan era el siguiente: 15.000 kilómetros de ida y vuelta desde Rusia hasta Asia. Así que… ¡Allá nos vamos! Será un relato corto sobre algo que hicimos y que en realidad estaba condenado al fracaso. El viaje lo podemos clasificar como una locura desde su inicio. Estuvimos 2 meses de preparación para 7 países, 5 de los cuales nos requerían un visado, la preparación de todos lo que necesitaríamos fue estresante incluso antes de que nos fuéramos.

En 2016 comenzó la preparación de los documentos. Antes de comenzar nos denegaron en 2 ocasiones los visados, por lo que tuvimos una reunión especial con el embajador uzbeko que había cometido algunos errores en nuestras fechas de entrada por la conmoción causada por nuestro itinerario. Además, el nuevo visado electrónico para Tayikistán parecía un documento falso enviado por un hacker.

Pero esto no nos desanimó. Como sabemos hoy en día, los procedimientos son mucho más sencillos para algunos países, por lo que puedes pensar sin problema en establecer en Asia Central tu próximos destino – ¡La aventura te espera!- Motivados y preparados para largas distancias, atravesamos Polonia y paramos durante 6 horas en la frontera de Bielorrusia. La gente nos había advertido que estuviéramos preparados para cosas de este tipo, así que pensamos que no sería un problema.

Tras ese retraso, el resto del viaje fue como un reloj. Tras una parada en Brest cruzando un país maravilloso y limpio como fue Bielorrusia, en un día llegamos directamente a Moscú. Continuamos un viaje rápido hasta Kazajstán sin hacer muchas paradas en el camino. Pasábamos las noches en cualquier parte y al día siguiente por la mañana ya estábamos de nuevo en la carretera.

La personas en estos lugares son fantásticas, serviciales y realmente abiertas. Cuando llegamos eramos sus invitados y cada vez nos ofrecerían todo lo que tenían. Nuestro sueño era poder meter un pie en el Mar Caspio. Luego Uzbekistán nos recibió con algunas de sus cosas más interesantes e inesperadas. Primero, la frontera a la que llegamos por la noche. En segundo lugar, cuando intercambiamos algo de dinero y recibimos más del que esperábamos, lo que nos hizo muy felices (hasta que finalmente nos dimos cuenta de que habíamos perdido algunos «gramos» de dinero debido a la tasa del mercado negro).

Esta es una historia graciosa, el billete más valioso de Uzbekistán es de 1.000 SUM, lo que significa que por 100 USD recibimos 500 de cada uno de estos billetes. Teníamos 1.000 de estos en total, y fue casi imposible ponerlos todos en nuestra bolsa de viaje. Todavía hoy nos reímos del hecho de que se necesita un camión lleno de dinero para comprar un coche en efectivo. Olvídate de guardar dinero en una billetera o en un bolso ¡Lleva una maleta grande!

Uzbekistán nos sorprendió con la gasolina, o más bien con la ausencia de ella. Todo el país utiliza gas, esta es la estrategia del gobierno. Las gasolineras están abandonadas. Para reabastecer la motocicleta, tienes que llamar a las puertas del vecindario y preguntar si tienen algo que vender. Y por supuesto que tienen, pero como es tan valioso como el oro, el precio tiene que ser negociado.

Otra cosa – es mejor usar filtros, porque el líquido en las botellas de 5 litros parece y huele a gasolina, pero nadie sabe exactamente con qué se mezcla. Las impresiones de Uzbekistán hicieron del país el punto culminante del viaje. Si viajas largas distancias hacia el este o el oeste, tienes que pensar que puedes estar equivocado sobre el tiempo. Así que es mejor pedir la hora y compararlo con su reloj o GPS. A veces es divertido cuando dos personas hablan en zonas horarias diferentes. El proyecto Asia Express también estaba lleno de emociones sobre la naturaleza que encontramos en nuestro camino.

Los ganadores de nuestro viaje fueron Tayikistán con las montañas del Pamir y su famoso M52, que resultó ser más corto pero más difícil de lo esperado, y por supuesto Kirguistán. Vivimos momentos emocionantes e impresionantes cuando estás a sólo unos centímetros de la orilla por debajo de la cual fluye un río a una profundidad de 30 metros. Puedes encontrar terrenos difíciles y duros, acantilados estrechos, pendientes, verdes paisajes y picos nevados mientras disfrutas de este increíble lugar en la tierra. Ambos son países con paisajes misteriosos, espectaculares, desconocidos e inesperados. Es fácil enamorarse de Asia Central y de su hospitalidad, su sonrisa y su desinterés, algo que no es común hoy en día.

Dormir en yurtas, comer la comida casera y beber la leche directamente de la camella o de la vaca. Despertarse con el sol brillando sobre los interminables campos a tu alrededor; dormir con miles de estrellas sobre tu cabeza… son recompensas que merecen la pena todo el esfuerzo en el camino, cada gota de tu sudor, cada minuto de desaliento y todo tipo de evento inesperado. Condujimos en este paisaje hasta la frontera china y luego volvimos.

Este estilo de vida en pocos días muestra lo hermoso que es el mundo. Hace que el viajero sea más fuerte y se sienta orgulloso de ser una persona que puede adaptarse fácilmente a todas las condiciones. Esta es la magia de viajar. No importa cuántas fronteras estén cerradas, no importa cuántos kilómetros tengas que recorrer para encontrar un camino… es una aventura.

Continuará…

Desde hoy, Marta y Lucas informan a Touratech sobre su viaje por el mundo. En los próximos meses se nos proporcionarán informes emocionantes y hermosas fotos de los dos trotamundos. ¡No te lo pierdas!