Mi XT… y yo: Los orígenes de Touratech

Yamaha ha mantenido a los fanáticos de XT a la espera dela reedición de la legendaria Ténéré. Ahora con la T7 finalmente llegará un modelo contemporáneo de la motocicleta. Dos fanáticos de Yamaha en Touratech, como son el director de operaciones Jochen Schanz y el representante de ventas Lothar Teufer, recuerdan sus aventuras con la XT y comentan sus expectativas para la nueva T7.

JOCHEN SCHANZ: MI HISTORIA XT

La XT 600 fue mi primera moto real. Anteriormente ya había conducido dos DT 80 LC, así que era obvio comprar otra Enduro de Yamaha. Además, la XT disfruta de una reputación legendaria en términos de fiabilidad. En mi 18 cumpleaños -enero de 1986- llegó el momento: Compré mi XT 600 en Yamaha Motorsport de Herrenberg.La XT, sin embargo, no se mantuvo en producción por mucho tiempo. Desde el principio, la he considerado como la base para construir mi máquina por su concepto único de potencia y robustez. Poco a poco, he reconstruido la mía para convertirla en una moto de larga distancia. Si nos fijamos en la lista de modificaciones, en mi XT ya se encontraban los componentes que más tarde hizo Touratech de manera profesionalizada, y que fue todo un éxito.Faltaba un sistema de maletas de aluminio amplio y un portaequipajes ancho. Puse mucho trabajo también en un asiento largo para dos, y una bolsa de depósito de fabricación propia. Reviséel chasis, así como la ergonomía con manillares y estriberas especiales. Para los terrenos difíciles, instalé protecciones, protectores de mano y una rejilla de faro. También tuve que echarle una mano al basculante para poder montar el Desierto Michelin, la primera opción para los conductores del desierto. El motor también sufrió varias modificaciones, incluida la instalación de un enfriador de aceite para mejorar la estabilidad térmica.Con estas modificaciones la máquina estaba lista para el gran viaje. Pero hasta entonces pasó un tiempo. En primer lugar, la XT era mi motocicleta del día a día. La usé hasta 40,000 kilómetros por año. Como no tenía coche, solo le daba descanso en invierno. Ahí usaba una XT 250.Tan pronto como mi tiempo lo permitió, salí de viaje con la moto de mis sueños. Un destino particularmente popular en mi círculo de amigos fue el oeste de los Alpes. Viajábamos mucho por caminos de grava en Europa, Túnez, Argelia, Marruecos y Libia con nuestras enduros.

La prueba definitiva para la moto y sus modificaciones llegó en 1991. Desde mi ciudad natal, Bergfelden, salí para Togo con un grupo de corredores entusiastas de enduro. Desde el país en el Golfo de Guinea, continuamos a través de África Central, hasta que llegamos a Kénia después de tres meses y medio y 15,000 kilómetros.En ese momento no había GPS, por lo que la navegación en el Sahara era muy difícil. Un gran desafío fueron las pendientes increíblemente difíciles en África Central. El nuevo tanque más grande compensaba con creces la escasez de suministro de gas en el África subsahariana. En general, este recorrido estuvo marcado por numerosos imprevistos. La mayor parte del tiempo no sabíamos dónde pasaríamos la noche y la situación de seguridad era muy tensa. Las guerras civiles se desataron en Ruanda y partes de Uganda en ese momento.En última instancia, dominamos todas las dificultades y mi XT 600 se portó bien. Solo nos abandonó el alternador justo antes del final del viaje, por lo que tuve que ser remolcado a Nairobi durante los últimos 600 kilómetros. Pero esto también tuvo algo bueno: de lo contrario, probablemente me hubiera quedado más tiempo en África, y entonces Touratech de algún modo probablemente nunca hubiera existido.Mientras tanto, la XT tiene 150,000 kilómetros a su espalda y todavía está en mi poder.

LOTHAR TEUFER: MI HISTORIA XT

En el otoño de 1989, comencé un viaje a Áfricajunto a dos compañeros. Mis colegas viajaban con un BMW R  80  GS y un equipo de BMW Enduro; yo, con un Yamaha XT 600. Había equipado el vehículo con portaequipajes y carcasas de aluminio y protección del motor. Todo fabricado por mí, además de un tanque de 40 litros de Acerbis para darle mayor recorrido. También tuve que ajustar el asiento y una suspensión con resortes más fuertes.En el desierto argelino recibimos la noticia de que el muro de Berlín había caído. Continuamos nuestro viaje juntos a Camerún. Desafortunadamente, nuestros caminos se separaron allí. El equipo de Enduro había sufrido tanto en la gira que mis compañeros comenzaron el viaje de regreso en sus GS. 

Unos días después, conocí a tres suizos de caminoa Bangui, la capital de África Central. Dos de ellos llevaban unas Ténéré; Stefan iba en un Africa Twin.Nos quedamos todo el viaje al sur de África, pero hasta entonces todavía quedaba un largo camino. Stefan tuvo un accidente en Bangui después de unos días y se lesionó la mano derecha. Por una coincidencia afortunada, conocimos a Richard y Gabi. Los dos estaban de luna de miel con un SUV y Richard aceptó conducir la Africa Twin para que Stefan pudiera continuar el viaje. Para completar el equipo para el próximo viaje a través de Zaire -el Congo de hoy- Uwe e Ingrid se unieron con un 2CV a nuestro divertido grupo de viaje.

La Yamaha XT 600 no tuvo ninguno problemaen todo el viaje, que me llevó 30,000 kilómetros desde Túnez a Ciudad del Cabo durante un año. A excepción de lo normal, como el cambio de aceite, el juego de cadenas y las pastillas de freno, no tuve que usar una sola herramienta. Pronto hice otro viaje extremo. En 1991 conduje a través de Túnez con la XT 600 durante ocho semanas.